Llámanos: (81) 8-393-00-69 - Correo info@ucla-mexico.org
preparando una nueva generación

El Instituto Universitario México-Americano existe para la gloria de Dios y el entrenamiento de los jóvenes cristianos en Latinoamérica para servir a Dios en todas  las  áreas de la vida, todo lo anterior mediante el desarrollo de las potencialidades del ser humano bajo tres criterios enfocados a TIEMPO, ESPACIO Y PERSONA, y en sus tres esferas o ámbitos de acción que son MENTE, CUERPO Y ALMA.

EN TIEMPO, es decir consciente del entorno y las circunstancias, al prepararlo para los retos que día con día surgen, proveyéndole de herramientas básicas de pensamiento que le faciliten la comprensión de los sucesos que se dan en su entorno social, ayudándole en el desarrollo armonioso de su cuerpo por la comprensión de su funcionamiento como parte de una obra perfecta.

Receptivo a su entorno, entendido de cual es su papel en cada circunstancia que se le presente y actualizado permanentemente por una motivación intrínseca de superación personal.

Se debe tomar en cuenta que la educación es preparar para toda la vida y no para un ciclo determinado, que existen metas a largo plazo, que el  mundo y las estructuras cambian cada momento, pero la esencia de los cambios es la misma, el hombre, el individuo con todo su ser aquí y ahora, por eso la formación que se pretende alcanzar es integral: Mente o pensamiento, cuerpo o valores estéticos y alma o valores ético-cristianos.

EN ESPACIO, por su adaptabilidad al entorno:  El desarrollo de habilidades expresivas o de comunicación con las que pueda establecer relaciones interpersonales, de cooperación y apoyo mutuo, así como la aplicación de sus habilidades o destrezas físicas o manuales, ayudando a quien lo requiera por el servicio que presta a la comunidad y  a su iglesia.

Y EN LA PERSONA o conciencia de sí mismo, desarrollando sus capacidades intelectuales por el rigor científico de las diversas disciplinas que componen el currículum y la búsqueda persistente del conocimiento. En la autoaceptación de sus capacidades en una medida coherente con la realidad y considerándolas como perfectibles de manera que pueda mantener un progreso permanente de formación, buscando siempre que el servir sea un motivo para lo que fue hecho.

Back to Top